BLOG

Sanitarios realizados en oro puro

Por lo general entrar a un baño público suele ser una experiencia, cuanto menos, desagradable. Espacios pequeños, olores fuertes, carencia de percheros… sin duda, se trata de una experiencia de la que rara vez se puede disfrutar, pero… ¿es posible alucinar con un baño? En este post, te damos la respuesta: sí.

Hay quien vincula la inevitable funcionalidad de un inodoro a la excentricidad más extrema realizando verdaderas obras de arte, con lujosos acabados de metales preciosos, piedras sorprendentes y pinturas hechas a mano.

wc de oro

En el año 2001, el joyero Sai-wing diseñó para el Salón Fung Gold Technology de Hong Kong un inodoro realizado en oro de 24 quilates con gemas engarzadas. Éste estaba ubicado en un baño realizado por completo del mismo material y aunque parezca sorprendente, se realizaron varios pedidos de accesorios chapados en oro.

En una joyería de Hong Kong llamada “Goldenes Haus”, puedes cumplir una de las excentricidades de la gente más rica del mundo: usar un baño realizado completamente de oro.

El suelo está realizado con barra de oro, las paredes están cubiertas de azulejos dorados pero sin duda lo más sorprendente es que para la realización del inodoro, se usó una tonelada de oro  y para cubrirlo se usaron alrededor de 6 mil piedras preciosas. El baño está decorado con rubíes, esmeraldas y zafiros. Para entrar, necesitarás haberte gastado al menos 200 dólares en la tienda.

Pero éste no es el único wc realizado en oro. “América” es el nombre que recibe un inodoro realizado con oro de 18 quilates por el artista italiano Maurizio Cattelan, que habitualmente representaba en sus obras los excesos de la fortuna. Este funciona como un inodoro común y fue usado por numerosas personas cuando fue exhibido en el Museo Guggenheim de Nueva York en el año 2016.

Este inodoro fue ofrecido al ex presidente Trump, aprovechando que éste fue a pedir un cuadro de Van Gogh para decorar sus estancias. Esta valiosísima obra se le negó debido a su incalculable valor y en su lugar se le ofreció este inodoro, ya que consideraron que se ajustaba más a su gusto pues ya era conocida la debilidad de Trump por las piezas de oro.

Finalmente el ex presidente declinó la oferta. El wc estuvo en la quinta planta del museo para uso de los visitantes en una muestra interactiva, donde retumbó el nombre de Trump durante toda la exposición.

Búsqueda por categoría