BLOG

¿Quieres hacer tus propias sales aromáticas de baño?

Se fue el verano y ahora entra una estanción en la que necesitamos sentirnos más “recogidos”. Una gran opción para relajarnos es darnos un buen baño con sales aromáticas. Pero, ¿qué tal si las preparas tú mismo? Vamos allá.

Necesitas: sales de baño base, esencia aromática y colorante líquido hidrosoluble.

La sal de baño base ayuda a relajar los músculos y eliminar toxinas y hay una gran variedad como las Sales de Epsom, Rosa del Himalaya o sales refinadas, son olor ni aditivos.

La esencia aromática le aportará ese olor que tanto te gusta y para ello puedes usar esencia de rosas para aliviar el estrés o lavanda para relajar y conciliar el sueño.

Opta por los colorantes líquidos hidrosolubles, pues hay una gran variedad de colores y además es concentrado, con lo que te durará más.

Pon la cantidad de sal suficiente en un bol y con la ayuda de una espátula de silicona que previamente hayan sido desinfectados en agua hirviendo y después envueltos en un paño con alcohol de 96º.

Añade una pequeña cantidad de colorante hasta que consigas el tono deseado pero ojo, ten cuidado en hacerlo en exceso porque podrías mancharte.

Finalmente añadimos la esencia en la medida que nos guste, ya sea para conseguir un aroma más intensa o más suave.

De esta forma tan sencilla hemos aprendido como hacer sales de baño caseras totalmente personalizadas. Una receta básica con la que podrás rápidamente unas sales para disfrutar de un baño relajante.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp