BLOG

Cómo limpiar tu mampara de baño

Dentro de las tareas de casa, sin duda limpiar la mampara es una de las cosas que menos nos gusta, pero también es cierto que una vez hecho  es una limpieza muy agradecida. Hoy vamos a darte algunos consejos para que puedas mantenerla reluciente.

El enemigo número uno de las mamparas es la humedad, de modo que si tienes una ventana en tu estancia, te recomendamos que la dejes abierta después de haberte dado una ducha. Si no es así, deja la puerta de la mampara abierta para que no se acumule el vapor de agua en exceso y más de lo necesario. También puedes tener a mano algún producto que absorba la humedad como los cristales de sílice.

Imagen: Hogarmanía

Cristales

Para mantener el cristal limpio bastará con algún tratamiento antical que creará una capa protectora, con lo que conseguiremos que la suciedad y restos de jabón sean hasta un 90% más fáciles de limpiar, además de proteger de la corrosión de la sal y el depósito de minerales.

También podemos hacernos con una rasqueta de goma limpiacristales para quitar las gotas de agua y una bayeta que no suelte pelusa para perfeccionar el secado.

Perfilería de acero

Para obtener un resultado de lo más óptimo tendremos que hacer la limpieza en tres etapas:

  1. Haremos una mezcla de bicarbonato sódico y vinagre de vino y la aplicaremos mediante una bayeta suave.
  2. Con un pulverizador aplicaremos agua con amoniaco y después secaremos cuidadosamente.
  3. Con un paño humedecido con ginebra lograremos que nuestra perfilería quede como el primer día.

Perfilería de aluminio

En el mercado existe una gran variedad de productos para limpiar el aluminio, pero en este post queremos explicarte cómo hacerlo con productos que tengas en casa. De cualquier modo el aluminio es un material liviano y debe de ser limpiado en frío y con movimientos suaves y no demasiada presión. Vamos con la receta:

  1. En una taza añadiremos vinagre blanco y una cucharada de sal, mezcla a la que pondremos harina poco a poco hasta crear una pasta homogénea. Una vez hecha esta pasta, la aplicaremos, dejaremos actuar unos 30 minutos y después la retiraremos con un trapo suave.
  2. Para eliminar las manchas usaremos una mezcla de bicarbonato y zumo de limón. En esta ocasión utilizaremos un estropajo suave. Verás que con paciencia esta manchas van desapareciendo.
  3. Si lo que quieres quitar son manchas de óxido, te recomendamos usar kétchup. Aplica una capa sólo sobre la superficie oxidada  y déjala actuar 20 minutos y frota con una trapo suave. Después retira los restos con agua tibia y seca con una bayeta suave.
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp
Búsqueda por categoría