BLOG

Como limpiar el rociador de ducha

El cromado de las griferías necesita algunos cuidados a la hora de la limpieza y hoy hablamos de algunos trucos para mantener limpio y brillante el cabezal de la ducha.

El agua tiene calidades diferentes dependiendo del lugar en el que nos encontramos y es habitual que tenga mucha cal, es lógico que los sanitarios del baño vayan teniendo un color blanco. La ducha es uno de los grandes lugares donde la cal se ve más.

El truco más utilizado para terminar con estos restos de cal es el siguiente:
Primero busca una bolsa de plástico, que no tenga ningún resto de nada dentro y esté limpia.
Ahora toma el rociador de ducha y mételo dentro. Introduce vinagre dentro de la bolsa. Cierra bien, para que no se escape y déjalo a un lado, sin que el vinagre se salga.
Deja toda la noche el cabezal de la ducha, metida en la bolsa y luego sácalo por la mañana. Frótalo bien, para que salgan las manchas y restos de cal y luego enjuaga con agua, si puede ser sin cal.
Para acabar sécalo y listo, verás qué brillo y como las manchas han desaparecido.

Para poder frotar bien en todos los orificios de salida de agua utiliza un pequeño cepillo. Puedes utilizar un cepillo de dientes inutilizado que te ayudará a llegar a los rincones mas inaccesibles.

Un consejo ofrecido por los expertos en duchas.
reforma de baños

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp
Todas las entradas