BLOG

Cómo evitar un golpe de calor

Con el mercurio rozando los 40 grados en gran parte del país y Lorenzo exhibiéndose en todo su esplendor, no es de extrañar que suframos un golpe de calor. En este post vamos a contarte cuáles son los síntomas de un posible golpe de calor para que puedas prevenirlo y cuáles son las recomendaciones para evitarlo.

Cuando estamos en plena ola de calor, debemos de pensar ante todo en niños y mayores, ya que son más vulnerables, pero tampoco debemos de olvidarnos de deportistas y personas convalecientes que guarden reposo en cama debido a alguna enfermedad. Los enfermos están sometidos a tratamientos que pueden disminuir la sensación de sed; es por este motivo que hay que estar pendientes de darles agua aunque no sientan esa necesidad.

Para compensar este exceso de calor nuestro organismo pierde mucho líquido a través del sudor y sufrimos una mayor vasodilatación. Ésta juega un papel importante en el control de la temperatura corporal y en respuesta a un aumento de temperatura, el hipotálamo envía señales que provocan vasodilatación cutánea, la cual favorece la pérdida de calor a través de la piel y ocasiona además aumento en la producción de sudor por las glándulas sudoríparas. Pero al mismo tiempo el flujo sanguíneo se va a la superficie y deja de regar órganos tan importantes como el cerebro o el corazón, suponiendo una amenaza para la vida.

Síntomas previos a un golpe de calor

  • Sensación de debilidad
  • Dolor de cabeza
  • Aceleramiento de los latidos de corazón
  • Ausencia de sudor
  • Menos frecuencia en el acto de orinar
  • Mareos o pérdida de consciencia
  • Sequedad y enrojecimiento de la piel
  • Hiperventilación

 

Consejos para evitar un golpe de calor

  • Bajar la temperatura corporal, pero nunca de manera brusca: un contraste brusco puede provocar un shock y con ello, la muerte. Son aconsejables las duchas frecuentes, pero nunca a temperatura muy fría. Si se desea una ducha fresca, es preferible empezar con agua templada e ir bajándola progresivamente.
  • Buscar la sombra o zonas climatizadas.
  • Beber agua y si es posible, líquidos que contengan electrolitos (ricos en minerales y que regulan el PH de la sangre), para que se produzca el paso del agua del sistema digestivo a las zonas de la circulación sanguínea. Puedes comprar agua de coco, bebidas de frutas o simplemente agua con sal.
  • Evitar hacer actividades o deporte al aire libre entre las 12:00 y las 17:00 h.
  • Usar ropa holgada y ligera, que deje transpirar.
  • Hacer comidas ligeras.
  • No abusar de bebidas que tengan cafeína, grandes cantidades de azúcar o alcohol, ya que deshidratan.
  • Llamar a urgencias.
Búsqueda por categoría